Etiqueta: Caracas

Bitácora del Congreso Internacional Destilados Maracaibo 2018 (cuarta entrega. El cierre)

Bitácora del Congreso Internacional Destilados Maracaibo 2018 (cuarta entrega. El cierre)

Bitácora del Congreso Internacional Destilados Maracaibo 2018. Es el cierre del evento y con la satisfacción de lo vivido, nuestro colaborador Héctor Gascón lo comparte en Saberycomer       La Bitácora del Congreso Internacional destilados Maracaibo 2018 día 4, Domingo 03/06 Día final de la bitácora del […]

Bitácora del Congreso Internacional Destilados Maracaibo 2018 (Tercera entrega. Las sorpresas)

Bitácora del Congreso Internacional Destilados Maracaibo 2018 (Tercera entrega. Las sorpresas)

Bitácora del Congreso Internacional Destilados Maracaibo 2018. Es el segundo día de encuentro y el tercero de nuestro colaborador Héctor Gascón. Saberycomer brinda por las sorpresas y el disfrute.  La Bitácora del Congreso destilados Día 3, Sábado 02/06       Con mucha alegría se dio […]

Los Propósitos del año 2018 para desechar las culpas

Los Propósitos del año 2018 para desechar las culpas

Los propósitos del año 2018 que no se queden sólo en la idea de mejorar, hay que ponerlos en práctica para desechar las culpas. Es así como en #SaberyComer les damos el empujoncito para fijar metas realizables a lo largo del año.

Propósito 1,  La dieta.

La dieta
La dieta

Ya no es tan necesaria esa capita de grasa que reposó en el estómago por todo diciembre y que según, coadyuvó como retardante de los efectos del alcohol. Para desechar las culpas hay que despedirse de las empanadas, el pan y las tortas. Un dato curioso: casi todos los alimentos que empiezan con la letra “p” tienden a engordar. El esfuerzo por sustituirlos o postergar su consumo no basta para recuperarse pero es excelente propósito. Recomendamos los Buddabolws, los jugos verdes y los smothies con cereal. Y como placer de cierre invitamos a incluir la cuarta comida, un ritual que coquetea con la sobremesa. ¿cómo libar pecados en una cuarta comida? Reúnase con un destilado de su preferencia @roncarupano, muerda un trozo de chocolate al 71% @riocacaocdo y tenga cerca una taza de @carbonespresso. 

Propósito 2, Los aeróbicos, los tonificantes y los de equilibrio.

Hacer ejercicios. Aunque la excusa más frecuente es “no tengo tiempo”, hay un sin fin de alternativas para conectarse con el fitness sin estar necesariamente metido en el gym. La dieta acompañada de ejercicios es un propósito posible para los primeros meses del 2018. Y si pasa la prueba del tiempo se puede hacer un plan de mantenimiento en el segundo semestre del año. Opciones van del #YogaParquedelEste y #PlazalosPalosGrandes con @amadeoporras. Hasta las apps  que ofrecen entrenadores virtuales con rutinas que en el peor de los casos cargan de megas y no de calorías.

Propósito 3, Conexión con la lectura.

las bibliotecas no muerden. El mueble alto que está en casa de las tías, con adornitos en la orilla de los entrepaños, tiene libros al fondo. Comenzar por un clásico es reconciliar el espíritu. Y los de auto ayuda, bueno habría que dar un segundo vistazo. En todo caso la lectura  como propósito enriquecerá el espíritu (mejor si pasa de 140 caracteres). Es recomendable dar un paseo por librerías y bibliotecas públicas de la ciudad. Hay muchos sitios para oler y hojear antes de comprar, por cierto esa costumbre de oler y manosear los libros siempre trascenderá sobre la lectura digital. En Caracas las impelables @lasopadeletras en @haciendalatrinidad, @kalahoslibros en @losgalpones, @elbuscon1 en @trasnochocult, @librerialc en Altamira y Las Mercedes. Homenaje al eclecticismo merece la librería que está bajo el puente de la Avenida Fuerzas Armadas y la #bibliotecalospalosgrandes como la excelencia en bibliotecas públicas de la capital.

Propósito 4, Tener “Algo contigo” o encontrar y otorgar.

#ArteLatte
##ArteLatte

Un propósito del año 2018 y en adelante sería encontrar la afinidad por algo o por alguien. Pero hay que ser consecuente e insistir en citas con su objetivo. Dejarse llevar contemplando el mar por ejemplo. Las rutas que se toman hacia la playa están llenas de casas y complejos con todo tipo de ventanas. Encuentre conexión con alguna donde pueda recrearse posado en ella mirando hacia el horizonte. Es una forma de liberar la imaginación llegando a un lugar vital, pero imaginario. No es necesariamente amor carnal, es el amor al trabajo, es pasar todo un año buscando un #Bombón que reúna todas sus exigencias. Enamorarse de su propia preparación de #Omelette, o anotarse en un taller de #ArteLatte bajo la ilusión de beber su propia obra. Si convoca una lista de deseos hará que coincidan en un objetivo particular y lo habrá encontrado.

Desear que todo cambie no es suficiente. Hay que trabajar mucho en ello. Desde #SaberyComer podemos certificar que cada publicación tiene buenos deseos gastronómicos como propósito del año 2018. Los compartimos con nuestros seguidores, nuestros aliados, emprendedores y lectores de ocasión.

Gracias desde enero

 

 

 

SaberyComer en 2017

SaberyComer en 2017

SaberyComer en 2017 fue tendiendo puentes en muchos lugares a donde fue de invitado o se apareció de berejetero. Porque así son los menesteres de este trabajo, Aquí algunos de los mas recordados encuentros: Jamila Para pecar en Caracas y otras latitudes. Así como se […]

Edgar Leal y 6 huellas de mi Ara particular

Edgar Leal y 6 huellas de mi Ara particular

En @SaberyComer trataré de explicar a Edgar, tan leal desde la primera impresión que me da su muy peculiar impronta. Hace unos días asistí al conversatorio de historia de la gastronomía en Caracas en #ViveElHatillo. Para legitimar la sustancia de los sabores venezolanos se reunieron Rosanna Di Turi @rosannadituri, Miro Popic @miropopiceditor Mercedes […]

Del Sabor Hatillano en dos de tres o Cómo es Hajillo´s con Mercedes Oropeza

Del Sabor Hatillano en dos de tres o Cómo es Hajillo´s con Mercedes Oropeza

@SaberyComer comparte la segunda entrega de la 31º edicion de #SaborHatillano. Dedicada a Mercedes Oropeza chef de Hajillo´s el restaurante de la calle Miranda de El Hatillo.

Aquellos ojos verdes

Gastronomía en Caracas
Gastronomía en Caracas

Días después del conversatorio de historia de la gastronomía en Caracas me acerqué a El Hatillo con la idea de tomar algunas fotos para esta reseña. El pueblo estaba lleno de turistas y aunque iba en plan de trabajo, aproveché el domingo para llevar a la familia de paseo. Por el zaguán del restaurante Hajillo´s entraron mis dos hijos en patineta, mientras mi esposo entonaba la sinfonía de estrés en Do mayor. Mercedes Oropeza y sus ojazos verdes llegaron hasta el salón y con más dulzura que franqueza me recibió, reconociendo el salón lleno y en plena faena. Advirtió entonces que estaba sin tiempo para fotos en grupo, lo cual fue muy profesional de su parte pues no me la imagino rodeada de comensales esperando ansiosos el servicio y nosotras en pleno relajo de selfies. Ella me hizo la tarde: con la madre de todas las gentilezas puso en la mesa y ante mi cámara un plato con un bollo pelón sobre salsa de tomate. Gracias a Dios y a Manuel Antonio Carreño trascendió mi urbanidad y buenas maneras sobre las ganas de morderlo y descubrir lo que atesoraba en su interior.

Del Sabor hatillano en dos de tres

Mercedes Oropeza coincide con Leal en cuanto al aprendizaje dentro del hostil ambiente del trabajo restaurador. A continuación dejamos sus citas:

Del Sabor Hatillano en dos de tres
Del Sabor Hatillano en dos de tres

“Él (Leal) tiene una versión de los hechos desde el punto de vista de los varones, y para mi estamos en sincronía en cuanto a todo lo que se vive en la cocina. Pero para las mujeres resulta mucho más difícil porque somos una sociedad machista y eso todavía no lo hemos superado, aunque nosotras estamos dando la luchita desde hace rato.

Yo comencé tarde (en edad) lo que me hacía más difícil el camino porque además, era mujer. Lo que si tenía claro era que quería ir hacia la cocina venezolana. Por lo tanto tenía que empezar en la cocina francesa por ser la madre de todas las cocinas, y nos da ese vocabulario universal, además de las técnicas para poder hacer una cocina venezolana de altura”.

Entrar al CEGA

El Centro de estudios gastronómicos CEGA no tenía sede. En aquella época estaba en una casa en Bello Monte (Caracas) que pertenecía a su fundador el profesor José Rafael Lovera.

“El decía que tenía que formar cocineros ilustrados e intelectuales. Un cocinero que leyera, que se supiera interrelacionar con el público al que se le estaba cocinando y de verdad que ese semillero dio sus frutos. Venimos todos de ese semillero y eso ha sido una tarea muy bonita que siempre le agradeceré al Profesor Lovera”.

De Francia pa Venezuela o cómo se usa la viveza criolla

“Yo comencé haciendo pasantías en el Hotel Tamanaco Intercontinental con el chef Laurent Kehr. En aquella época estaba de moda la Nouvelle Cuisine. Entraba a las siete de la mañana, salía a las tres de la tarde, iba a mi casa, me bañaba, me cambiaba la filipina y bajaba a Las Mercedes al Petit Bistrot de Jacques hasta las once de la noche. Las pasantías duraban seis meses, pero yo estuve dos años.

¡Algo estaba haciendo bien porque esos franceses eran bien apretados! Y además apostaban entre ellos que la pasante mujer iba a durar poco. Yo aguanté la pela, pela que después te pasa factura en la vida. 

De Francia pa Venezuela
De Francia pa Venezuela

Para entrar al CEGA hacen una prueba de cocina. Entonces yo, venezolana y con la viveza criolla que nos caracteriza me dije: ¡voy a ir a esa prueba y voy a quedar en el CEGA!. Hice un menú que inventé para ese día. No lo había hecho antes, pero me asesoré con el segundo chef al mando de Laurent Kerh en el Tamanaco que era mi jefe inmediato en la pasantía.

…Él decía que era francés, de San Agustín del Sur, se podrán imaginar…Después él fue el padre de mi único hijo. Las vueltas que da la vida.

Le enseñé el menú a mi jefe y él dice: -¡perfecto! lo vamos a lograr-. Siendo segundo chef al mando en un hotel internacional me lo llevo a la prueba de ayudante, pero el jurado no sabía la jerarquía de mi ayudante”

El jurado decide

“El jurado degustó y luego tenía que opinar. Así lo hicieron Edgar (Leal), Sumito (Estévez), Tomás (Fernández) y el último de la ronda era el Prof. Lovera, pero éste le cede la palabra a Aitor (Garbizú).

Ya casi estaba en la aprobación final, solo quedaban dos para quedar. Aitor Garbizú me dice:

-¿Te puedo hacer una pregunta?-
-¿Este menú lo habías hecho alguna vez en tu vida?-
Yo me dije hasta aquí llegué, mas no les iba a mentir.
Les dije, -no, es primera vez.-
El profesor Lovera mira hacia todas partes y sin saber qué hacer me dice:
-¿Por favor me puede acompañar a la biblioteca?-
-¿Ay Dios, qué hice?-
-¿Usted mejor no se quiere dedicar al corte y costura? ¿A coser, a bordar?-
-No profesor lo que yo quiero es cocinar,- y me dio un ataque de risa de esos que se salen hasta las lágrimas.
El profesor Lovera me dijo:
-Acompáñame de vuelta a la mesa.- Y le dijo al jurado:

-Ella tiene que quedar por osada.-

 

Tomad y comed del libro rojo de Don Armando

Libro Rojo de Don Armando
Libro Rojo de Don Armando

“Hasta el sol de hoy soy amiga de todos ellos.
Tiempo después me llevaron a un festival de jóvenes cocineros, era la segunda edición y se hacía en Puerto Ordaz. Yo fui pinche de Sumito Estévez. Gracias al profesor Lovera trabajé por dos años como la cocinera de la casa presidencial en el período del presidente Rafael Caldera. Luego de eso hice pasantías con Magdalena Salaverría en la casa de Don Armando Scannone. Ahí comenzó esta gran aventura que nos cambió la vida a todos.

Empecé a hacer la cocina del libro rojo de Don Armando (Scannone) pero si se quiere hasta hice una versión mía. Si bien es verdad que el libro rojo es una recopilación de las recetas caraqueñas, pero para prepararlas en un restaurante hay que estandarizarlas. Los sabores caraqueños tienen el picante y el dulce y el picante con ácido. Entonces las recetas son muy muy fuertes si se hacen al pie de la letra. Aunque igual quedarían ricas y lo más importantes los venezolanos las reconocemos como nuestras”.

Mercedes Oropeza es una gran chef que hay que disfrutar y seguirle los pasos, pero online es @unavainita en twitter y @unavainita en instagram, disfruten su #SaborHatillano en Hajillo´s restaurant & Lounge

 

La historia de la gastronomía en Caracas tiene Sabor Hatillano

La historia de la gastronomía en Caracas tiene Sabor Hatillano

La historia de la gastronomía en Caracas tiene Sabor Hatillano y #SaberyComer asistió a un conversatorio en ocasión de su 31º Edición. Cuatro venezolanos tan urbanos y tan de uno como quién dice, tengo unos amigos, tengo unos panas que saben de gastronomía. Edgar Leal […]

La torta Jamila en #EsnobgourmetRadio

La torta Jamila en #EsnobgourmetRadio

La torta Jamila fue una de las invitadas especiales en la celebración del aniversario de nuestros amigos de #EsnobgourmetRadio por @TNORadio. En @SaberyComer compartimos el audio de la entrevista que Jesús Nieves Montero le hizo a Jamila Briceño. Ella cuenta de dónde surge la combinación de […]

El café antes y después de Pietro Carbone

El café antes y después de Pietro Carbone

Café y Pietro Carbone, así es que se deja colar esta entrevista que @SaberyComer preparó en ocasión de visitar la Accademia del Caffé Carbone Espresso.

-¿Y tú no te vas a tomar un café? Mientras yo disfrutaba mi primer sorbo de capuccino Pietro Carbone confesaba

– Me acabo de tomar seis, así que es suficiente por ahora.

Nos sentamos en la sala de entrenamiento de la Accademia, control remoto en mano Pietro iba aumentando el sonido de las notas lounge de fondo. Ya no parecían las diez de la mañana. El escenario estaba enmarcado por las máquinas Rancilio todas puestas a punto y el aroma a tostado persé hizo inflexión para una conversación agradable, más cosmopolita.

¿Todo café del pasado fue mejor?

  • Hay gente que dice que el café de antes era mejor. Yo creo que siempre ha sido lo mismo, lo que pasa es que hemos evolucionado en paladar, hemos probado cosas distintas. Si hay una diferencia en la industrialización, que nos afecta a todos y dices ¡yava! en todos los niveles, las cervezas, los vinos, el agua, todo. La mayoría de las marcas que se consiguen hoy son industrializadas y no puede tener la misma calidad de lo que es artesanal. Con el tema de la masificación hay muchos procesos que van dañando el producto. El problema también son los tostados que están dañando el café, los tostados muy oscuros desgracian el mejor café del mundo y esa es una gran pelea que yo tengo.

La familia Carbone es conocida por su sastrería, pero además Pietro es conocido  por el arte del café, ¿coinciden en el amor al trabajo?

  • Es que la cosa fue al revés. En la sastrería trabajé con mi papá toda la vida y teníamos una máquina para tomar café, ahí fue donde me apasioné tanto, tanto que me dije: esto hay que expandirlo. Comencé a tostar café pensando, yo lo puedo vender pero no lo van a saber preparar. Hay un nicho ahí. Entonces, ¡vamos a enseñar a hacer café! y ahora para mí el café es todo.

¿Tu papá está orgulloso?

  • Si. Al principio le pareció una locura: italiano, tu sabes, muy tradicional, sentir que me fuí del negocio de la familia, pero ahora no, por el contrario está muy contento porque creo que lo hemos hecho bien.

La Accademia de baristas combina sus aromas con el buen espíritu. Y se contagia uno de tanto entusiasmo. Pietro cuenta que se debe un poco a la mística que le ponen y al cariño.  Refiriéndose a su equipo dice,

  • Los baristas de Carbone café
    Los baristas de Carbone café

    Yo trato de imprimirle mi sentimiento a los muchachos y ellos lo imprimen en los cursos. Es raro conseguir gente joven que se aficione por algo que no sea la tecnología. Ellos lo hacen en sus ratos libres, pero esto del café es algo tradicional. Aquí todos han llegado solos, por decirlo así, Carlos que es mi primo creció conmigo, así que me ha apoyado en todas las locuras y para mi literalmente, es mi mano derecha en todo sentido, de hecho es el que está tostando ahorita. César llegó de carambola, Daniel es el campeón de Aeropress de 2016. El llegó hasta la Accademia y trajo a su amigo Franklin, ojo, yo creo que uno atrae lo que uno quiere. Además que me siento chévere con la gente joven porque me mantiene vivo, activo, y trabajamos a la par todos. Aquí hemos madurado, somos colaboradores.

Una de las cosas que vi con más entusiasmos en mi visita a los entrenamientos es que uno de los maestros baristas tiene una capacidad especial.

  • Es Franklin, ¡pero si es el que más le pone! y por lo tanto no lo tratamos con excepciones, lo valoramos tanto como a los demás, le gusta el café y agarró el tiro rápido. Pietro vio en Franklin lo que ve en todos los miembros de su equipo y más allá: – para mi él tiene una capacidad adicional, es muy valioso y se quiso quedar conmigo.

En tus talleres de café recibes un público variopinto, ¿cómo educar paladares tan distintos?

  • En mis talleres enseño a preparar el café, yo les explico por ejemplo, que no se le agrega azúcar, pero usted puede dañar el café a su gusto. Nosotros por ser bastante mundanos, alguna vez en la vida hemos probado un café de starbucks, aunque fuera antes del despertar. Entonces si me dicen que les gusta con azúcar y canela, póngale, y con sirope también, ese es otro dolor de cabeza. Están tapando todos los errores con un montón de azúcar. Es mi trabajo como tostador y como barista  enseñar lo que se tiene que hacer.

Pensé que eras más purista.

  • Si lo soy pero ya me cansé. Ya la vida no puede ser así. No puedo pelear por un principio donde yo soy el único embajador. Y hay que entender las dos posturas. “El de starbuck sabe divino, con corn sirup más café chimbo”. Con la postura purista yo duermo tranquilo, se lo que hago. Sí me desvela el café pero no por la cafeína. Es porque vivo buscando qué hacer con el tostado, cómo lo renuevo, qué le quito y qué le pongo. Mi verdadera pelea es aquí con los muchachos buscando los gramos, el tiempo, los minutos de temperatura. El que entendió entendió, nosotros estamos satisfechos con el trabajo.

¿Qué crees que aspiran recibir en un taller?

  • Hoy en día  un 60% de los participantes vienen  porque se quieren ir del país, entonces hacen el taller por si acaso, y tristemente en cuatro horas no van a conseguir lo que necesitan para irse fuera. Si no se fajan no consiguen trabajo de nada, necesitan más horas de vuelo. Por otro lado lo que sí agradezco es que últimamente se apuntan muchos emprendedores que mucho más allá de la situación del país, quieren armar un negocio. Yo hago empeño en orientar y hago mi mejor esfuerzo para que entiendan el mundo del café y se enamoren.

Sobre el tema de levantarse temprano y trabajar a toda costa, ¿qué te queda de eso como reflexión?

  • Soy administrador con una maestría en finanzas y además, a mi si me enseñaron a trabajar y a lograr las metas poco a poco.

Y como pequeñas gotas de café, Pietro asoma algunos bocetos de sus proyectos.

  • Los tengo, la verdad es que si. Aunque uno siempre dice éste no es el momento, todos los momentos son malos. Por eso ahí vamos, las cosas se están dando solas de a poquito para ir creciendo. Va a llegar el momento, con varias ofertas y proposiciones, que no es que sea un misterio develarlo pero hay que esperarlos con paciencia. Yo tengo fe que va a mejorar el café venezolano y que vamos a echar ´palante.

Veo con curiosidad las alianzas de Café Carbone con helados Fragolate

  • De hecho, fue al revés, Los de @FragolateHelado me buscaron a mi, para hacer un helado de café. La cosa es que tiene que ser un café que no sepa feo etc. No es solo el surtido del café yo también les he colado el café para que ellos hagan el helado. Ellos volvieron a buscar más café, entonces deben volver a hacer más helado.

¿Cómo se ve Pietro en Venezuela proyectando el café?

Las bicicletas son para café
Las bicicletas son para café
  • La cuestión es expandirse a como de lugar, siempre que las normativas lo permitan. Estamos en vías de expansión. De hecho hicimos una especie de bicicleta, que lleva una máquina de café, ha salido para las calles en algunos eventos. La idea es hacer una pseudo franquicia, y digo pseudo, porque me va a costar liberarme y dejar el control. En algún momento tendremos una cafetería tostadora, y cuando mejoren un poco más las cosas, seguiremos vendiendo café en toda Venezuela.

Para apostar por el país Pietro saca la carta de la constancia bajo su manga.

Cuando viajas a la provincia, ¿existen diferencias entre el café provenzal y el que venden en la ciudad?

  • Un café disfrutado en la provincia, más que todo tiene cariño. Lo hacen colaito y el cariño no se siente con una máquina, no tiene sentido.

Cuando viajo a la provincia de repente me llevo mi Aeropress por gusto propio, pero no por despreciar al otro. Es mentira que mi café es mejor, no puedo ser tan purista, simplemente hay que entender el gusto y el sabor de cada zona.

¿Qué pasa con el café instantáneo?

  • El café instantáneo es un segmento del mercado y el que lo busca no le interesa lo que hay detrás. Te lo pueden vender y decir que es lo mejor, pero ya no tiene sentido. El que compra café instantáneo está buscando otra cosa. No va detrás de la calidad y eso es lo que nos está consumiendo hoy en día. En Venezuela éramos hartos consumidores de café instantáneo y por costos ya dejamos de usarlo. El mercado local de Colombia, Ecuador, Perú, todos los países productores de café de latinoamérica consumen café instantáneo, eso es falta de cultura, no hay cultura, si somos productores debiéramos hacer énfasis en que eso no debería estar pasando.

Yo no había devuelto un café hasta que te conocí. ¿Cómo exigir un buen café?

  • Para mi el café tiene que ser elegante y gustoso. A veces el consumidor recibe un café que es una cachetada. Es cuando evidentemente se tiene que hablar con el que presta el servicio. Sin regañar, sin que suene feo, y creo que puede haber resultados.

Pietro, ¿La cultura de los catadores de café se está expandiendo?

  • Sí, y de todo lo que está pasando yo me siento muy responsable, Han pasado más de 12.700 personas por mi escuela. Eso es mucha gente y después de siete años trabajando hasta el cansancio la gente empezó a valorar y respetar el café. También porque tienen un negocio y quieren aprender a hacer café. Yo no salgo a promocionar mis cursos, ellos se acercan hasta la academia o googlean los talleres de baristas y dicen, aquí es. Hay demasiada gente dando cursos de café, es malo porque no todo el mundo los da profesionalmente y es bueno porque hay muchísimo interés. Insisto al final del día somos consumidores y si hay más gente comprando buen café ganamos todos. Más aún si en la cadena de producción el consumidor ha sido educado es él entoces el que va a exigir al tostador y al cafetalero, eso es un logro.

Aparte de Carbone espresso, ¿dónde disfrutar un buen café en Caracas?

Café, Carbone y Caracas
Café, Carbone y Caracas

Pietro suspira y avanza.

  • Mira, lo que pasa es que en Carbone Espresso hacemos de todo. Yo tuesto mi café, trabajo con mi proveedor, Yo enseño, distribuimos máquinas. Yo estoy aquí y todo lo controlo. El problema es cuando se vuelve comercial y eso es imaginable aquí y en la China. En la calle hay oscilaciones normales y hay que ir probando porque hay sorpresas. Hay gente que está mejorando, no solo porque se hayan entrenado en mi Accademia, es que se está aprendiendo a hacer las cosas bien y yo ante eso me quito el sombrero. Al final del día yo soy consumidor.
  • En Franca se toma buen café, tienen buen criterio, tienen buena mística. Tienen sus baristas y se esfuerzan para que se haga bien. Arábica hace un buen café por ejemplo. Andinos Café Bistro en Mérida, son unos muchachos muy buenos, y comenta, “Yo debería volver para allá en Julio o Agosto aprovechando que van a cumplir un año queremos hacer unos cursos en su semana aniversario”.

Pietro habla de la mística de lugares como @cacaodeorigen donde participó en los primeros conversatorios de la Hacienda La Trinidad. Resalta que ellos les están dando oportunidad a mucha gente y eso es muy bonito.

¿Qué cocina Pietro?

  • He preparado pasta casera y es trabajoso, se necesita tiempo, paciencia, algún domingo lo hago. Con la pasta a veces es más lo que ensucio que otra cosa y los domingos son para descansar. Me encanta hacer un risotto de lo que sea, es un ritual, así como hacer un café: la preparación, mi arrocito de qué lo voy a hacer, la cebollita, me involucro, me gusta. Además hay que estar super atento porque en un descuido se quema, se infla o se seca. Hay italianos que no lo hacen bien y en algunos restaurantes terminan rematando la receta con cubito y crema de leche, no tiene sentido. Cuando empiezas a probar los risottos das con el mejor porque hay quien logra hacer las cosas bien con lo que se consigue.
  • Como postre el tiramisú y ese es otro reto, si para mi gusto la base del café no sabe bien , el postre va a saber feo.

¿Qué música escucha Pietro?

  • Depende de lo que esté haciendo. Me gusta la música lounge, como la de fondo, también escucho música clásica y ópera.

Y debe ser así, porque solo un aficionado a la música mantiene el ritmo tan preciso.

  • En la academia no hay nada improvisado, ad hoc insiste, – eso no lo tolero, no lo permito. Yo en eso soy un general y ellos lo saben. Yo no quiero que la gente entienda que esto es improvisado, aquí el aspirante tiene que asumirlo de forma profesional, si quiere. Aquí hay una cultura y yo necesito que la gente lo entienda, lo valore y se que lo estamos logrando.  Pero te insisto estoy muy contento con el grupo que armamos y trato de transmitirlo.

¿Qué libros lee Pietro?

  • Leo demasiado, y me invita a mirar alrededor asegurando que es solo una incipiente parte de su extensa colección de libros.
  • Tengo cuatro bibliotecas, en mi casa, aquí, en otra oficina y tengo otra de todos mis libros de la universidad. Son varios temas, depende, aquí son muy específicos, al lado son temas de mi vida, la verdad es que si, continúa entusiasmado, trato de leer lo más que pueda de café, aunque hay momentos en que uno se satura porque hay que filtrar la información. Hay veces que no consigues la paz para leer, pero si, ese es mi refugio.

¿Y tomas café cuando lees?

  • No y eso es porque yo tomo café todo el día. Y honestamente cada día tomo menos café, y no porque me haga daño sino porque hay días en que estoy tan necio que de repente me tomo un espresso que me gustó, lo saboreo todo el día y no quiero desilusionarme con otro que no me gusta. Entonces lo aguanto un poquitico.

¿Qué café recomiendas para llevar a casa?

  • Nosotros lo tenemos en grano o molido. El 80% prefiere el café molido por la comodidad y la practicidad. Yo trabajo con mis orígenes casi siempre es Boconó, también estoy contento con el de Caripe. Se tuesta y muele absolutamente todas las semanas.

¿Distribuyes café en otros establecimientos?

  • Si, y como de mi parte estamos curados de café fresco,  lo que pase de aquí para allá, no respondo por eso. Yo le vendo a muchos bodegones, tengo clientes. No se cuánto tardan ellos en rotarlo, no se cómo lo almacenan. Por muchas recomendaciones que demos hay gente que lo ve simplemente como un producto más. Hay otros que lo valoran. Hay quienes se apoyan de la marca para crecer. Tratamos de visitar semanalmente a los restaurantes que compran nuestro café, para hablar con los baristas y controlar la máquina porque al final es Café Carbone el que sale por ahí. Ese es mi punto diferenciador, ahí soy perfeccionista.
Café, talleres y regalos
Café, talleres y regalos

El secreto de Pietro Carbone es la mística hacia el trabajo y así se proyecta. Como el midas del oficio todo su equipo se contagia de su entusiasmo. Todos los que lo conocen también y doy fe de eso. En la Accademia del Caffé Carbone Espresso está servido el menú de opciones entre talleres, regalos y placeres culposos.  

Sitio web: http://www.carbonespresso.com/

Twitter: @carbonespresso

Facebook: Carbone-Espresso

Instagram: @carbonespresso

Hay Carbone para todos los gustos

La marcha del café

La marcha del café

Casi es media mañana y ya caminé Caracas de Sur a Norte. Desafiando la rutina casi bélica de la ciudad trazo mi propia agenda. Estoy en la marcha del café. Esta vez los caraqueños no están manifestando, parece un día cualquiera y en las aceras los […]