La Tarta Pascualina

La Tarta Pascualina

Primer acto: Lo formal de su procedencia.

La historia de La tarta pascualina es Todo un descubrimiento para mí, que siempre apoyé sus orígenes sureños. En todo caso la permanencia de su valor está emplazada en tierras uruguayas, en los recetarios de las abuelas, que la hicieron popular y típica de sus tierras. Pero su origen Genovés está escrito y, además de sus sabores mediterráneos tiene la identidad de cada uno de sus ingredientes que expresan relación con la muerte y resurrección de Jesús y los alimentos permitidos del ayuno. La corteza alcanzaba treinta y tres capas de masa muy delgada alegóricas a la edad de Cristo. Se Rellenaba con alcachofas, por ser el producto de temporada, posteriormente, y supongo por un tema de cambio estacional se reemplazó por acelgas y espinacas. Se añade el queso, la cebolla, la crema y las especies, quedando anidados los huevos, como tesoros escondidos configurados en la representación de la vida.

Segundo acto: De cómo la conocí.

Como una salida al paso, esta exquisitez  gastronómica llegó a mi vida un sábado por la noche, para una fiesta familiar. Fui asignada a llevar la torta y me presenté con una pieza agreste, rellena de vegetales, huevos y queso. Fue toda una revelación, ya que es por mucho un contraste del tradicional bizcocho relleno de dulce de leche, cubierto últimamente con esa “pantalla” de masa flexible de colores CMYK que una vez soplada y repartida recrea el limbo entre el “Se terminó” y el “Nos vamos”.  La Tarta pascualina fue aceptada por los invitados después de unos cuantos brindis y deseos de salud he hizo un punto y seguido en la fiesta, imponiendo un gusto por lo salado en todos los comités hasta ahora , en buena parte por su lógica coherente.

Tarta Pascualina (para 10 personas)

  • ¾ de Kilo de harina de trigo para todo uso.
  • 1 Huevo
  • ¼ de Taza de aceite.
  • 2 Tazas de agua tibia. (Aproximado).
  • 1 Cda. de Azucar
  • 1 Cdta. De Sal.
  • 1 Cdta. de Orégano.

Relleno:

  • 3 Paquetes de Acelgas.
  • 2 Cebollas Grandes.
  • 1 Diente de ajo.
  • ½ Taza de pan rallado.
  • ¼ de Taza de aceite.
  • 2 Huevos para mezclar.
  • 10 Huevos para Rellenar.
  • 150 Gr. de Queso Parmesano.
  • ½ Cdta. de Nuez Mozcada
  • Sal
  • 4 Cdas. De Queso de Cabra (Opcional)

Preparación:

  1. Pre-calentar el horno a 250 °C.
  2. En un envase se mezclan todos los ingredientes para la masa, dejando por último el agua para calcular que se haga una masa suave y compacta. Dejar reposar por 30 minutos y luego hacer 8 bolitas iguales.
  3. Cortar las cebollas en cuadritos y sofreír a fuego medio. Cocinar las acelgas por cinco minutos en una olla con agua y dos cucharadas de vinagre. Sacar, escurrir y picar, también en cuadritos.
  4. Rallar el diente de ajo.
  5. En un envase mezclar acelgas, cebollas sofritas, ajo, pan rallado, aceite, dos huevos, Queso parmesano (dejar un puñado para cubrir), nuez mozcada y rectificar de sal.
  6. Untar un molde redondo de diámetro 28 cm. con aceite y harina. (debe tener un mínimo de 6 cm de alto).
  7. Estirar cada bolita de masa por separado, la masa es muy facil de estirar y deben quedar muy finas como unas láminas.
  8. Colocar en el molde 4 láminas en forma de capa, con espacio entre ellas y que sobre masa por los bordes.
  9. Rellenar con la mezcla.
  10. Abrir unos nidos o huequitos y agregar los huevos crudos. espolvorear sal, queso parmesano y queso de cabra (este último es opcional).
  11. cerrar los los bordes de la masa y tapar con el resto de las 4 bolitas de masa estiradas.
  12. Untar con huevo para dar brillo y espolvorear queso parmesano y orégano.
  13. Hornear de 30 a 45 minutos. Debe estar dorado por encima.

Se las recomiendo para el próximo cumpleaños y compartan su experiencia!

Comentarios